SEGUÍ TODO LO DE INVASIÓN AQUI!

ORAMOS POR MILES Y MILES DE PETICIONES DURANTE 24 HORAS!

Invasión no es un país, es el Reino de los Cielos extendiéndose por todo el mundo, fue algo  impresionante estar todos conectados en 35 países de toda América, Europa y Africa que participamos de este gigantesco movimiento de oración por séptimo año consecutivo uniendo a más de tres mil congregaciones cristianas.

Antes que inicie la cadena gigante de oración ya comenzamos a ver milagros y peticiones cumplidas y durante las oraciones recibíamos reportes de distintas partes de pastores y líderes compartiendo los milagros y los primeros frutos de Invasión. Nos conectaremos con varias radios cristianas, también por la página web en www.jorgeledesma.com

 

Uno de los primeros países en iniciaran las 24 horas de oración fue Japón, por una cuestión de horarios ellos iniciaron antes que los países latinoamericanos. En un país donde no hay libertad de culto un grupo de hijos de Dios se animaron a salir a las calles a expresar el amor de Dios en su comunidad, y recolectaron muchas peticiones por las cuales el día de hoy ya están clamando a Dios para que les regale esos milagros a las personas y su gracia sea manifestada en su país.

“En Japón ya empezamos hace 4 horas y media. ¡A medida que va girando el planeta vamos a ir rodeando en oración entre todos el mundo entero!” dijo Sil Reck una de las líderes que está acompañando a los hermanos de Japón.

El Salvador también está siendo abrazado por el amor de Dios, cientos de líderes salieron a tomar notas de las peticiones de las personas y hoy se unirán a más de un millón de cristianos orando por las peticiones de su comunidad.

En Lebu una ciudad de Chile, más de 480 personas fueron evangelizadas en solo cuatro horas. Asique luego de tres semanas de llevar el amor a las calles de Chile hoy se unió junto a millones de cristianos a orar por cada una de las peticiones que pudieron recolectar.

Dios estará actuando a favor de ellos, cumpliendo con milagros sobrenaturales en cada país.

Comments

CLOSE
CLOSE